jueves, 26 de febrero de 2015

Resumen con la nutricionista. Pensamientos. Optimismo.

Buenos os cuento que no se me ha olvidado la cita con la nutricionista, os resumo:

Primero mi peso oficial: 74,6 kilos ( en casa 74,2 kilos)
Segundo he bajado muchos centímetros de cintura y medio de cadera jajaja
Tercero he hecho un pacto con ella bajar a 72,6 para la próxima cita, vamos 2 kilos menos.
Cuarto me ha cambiado de menú, pero sigo con el mismo plan de alimentación de choque.

Me va a tocar ponerme las pilas si o sí porque para el 10 de marzo tengo que ver un 72,2 en Marilyn. Un pacto es un pacto y lo importante no es lo que se promente, sino lo que se cumple

Me estuvo dando ánimos. Le comenté si es posible comer algas y me dijo que sí, pero en ensalada, muy poca cantidad y sin abusar, por la sal ( No quiero que mi tensión arterial se dispare)

Cambiando un poco de tema, os he estado leyendo y me he parado en el blog de Amelia a recapacitar con la entrada a comedores compulsivos. Me considero comedora compulsiva y es algo que trabajo con aprender a comer mejor. 
Siempre he estado obesa o con sobrepeso y jamás me ha minado la autoestima o he dejado de arreglarme.
Soy una persona alegre, extrovertida y con humor del bueno.
Los atracones ha ido yendo y viniendo, pero en esta etapa de mi vida ( que no me voy a poner a explicar ahora porque hay muchas mujeres en la misma situación en estos momentos) los atracones se están conviertiendo un constante y no me da la gana de seguir así.
Quiero perder peso porque quiero una calidad de vida mejor. No soy boba dentro de unos años estaré menopausica y perder peso me costará más. Si no me cuido, yo que soy quien más me quiere en el mundo, ¿quien me va a cuidar? Ya pongo remedio con un plan de alimentación, pero en mi caso eso sólo no vale, tengo que luchar por estar feliz y como ya dije a alguien una vez Ser feliz es una opción y para estar así también se trabaja.



El optimista tiene la llave para ser feliz.  el optimista no vive en el limbo o en una realidad paralela, es quien está preparado para lo peor, pero espera lo mejor de todo lo que le rodea ( familia, amigos, trabajo...)

Encontré un par de cosas que marca la diferencia entre una persona optimista de otra que no lo es:

  • Viven el día a día : Disfrutan del hoy, saboreando de todo los que les llega y fijandose en los pequeños detalles. Sí piensan en el futuro pero con calma , porque traer un futuro al presente que vives genera ansiedad.
  • Dan amor, reciben amor e invierten en amor: El amor es lo que mueve el mundo y no me refiero al amor de pareja, quieren y se dejan querer. Dedican tiempo a sus familiares, amigos, animales e incluso a un desconocido que necesita ayuda en el supermercado.
  • Asumen que nada es eterno y todo cambia: Todo está en continuo movimiento. Vivir en la incertidumbre es lo único seguro que hay.
  • Encuentran oportunidades en cada situación: Hay cosas que ocurren que son inevitables. No se posee ningún control sobre ellas, sin embargo, una vez que suceden ellos sacan aprendizajes de estas u oportunidades para lograr cosas. Son como el Ave Fénix. Allí dónde unos ven un desastre ellos encuentran la oportunidad para un proyecto.
  • Conocen sus habilidades: Tienen confianza y les hace ver la vida de manera positiva.
  • Se mueven : Hacen ejercicio.
  • Cuidan su lenguaje: La palabra "NO" está en desuso o fuera de su vocabulario. Siempre usan adjetivos positivos. Siempre un lenguaje más proactivo y menos bélico.
  • Aprenden: Siempre estan ávidos de saber cosas nuevas que les enriquezcan.

Mañana es viernes, último viernes del mes de febrero (  ganas tengo que acabe) y me gustaría ver entradas optimistas en vuestros blogs, prometo que la mía.

Saludos.

Alicia.




11 comentarios:

  1. Soy una persona bastante optimista, jeje.

    Verás como consigues el reto que te ha propuesto tu nutricionista, te va a ir genial. Me ha gustado mucho tu entrada, se acerca la primavera y hay que ser positivos. Todo está a nuestro favor, más luz, árboles brotando, la vida vuelve y nosotras vamos a estar más energéticas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser optimistas con independencia del clima o estación del año, aunque la primavera es una buena época para empezar a cargarnos las pilas.

      Un besazo Pilar, la primavera es nuestra!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu entrada!! La verdad es que yo soy neutra, ni optimista ni pesimista...supongo que depende del día, de la situación, de mi estado de ánimo...aunque por lo general sí que soy muy alegre, así que imagino que eso también afecta a todo lo demás. A por el retooo!!!! Mucho ánimo un besote !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) claro que lo voy a conseguir, vosotras me ayudareis
      Besazo!

      Eliminar
  3. Arriba ese optimismo, claro que sí. Esto que dices de que tener sobrepeso nunca te ha minado la autoestima es digno de admirar, es de tener una personalidad fuerte, desde mi punto de vista. Esto hoy en día no es fácil, y menos en la sociedad en la que vivimos, obsesionada con la imagen corporal perfecta según sus cánones.
    Bueno, al menos a mí no me fue fácil, la verdad es que me tenían frita en el colegio (y en mi casa, y por la calle...) por estar gorda y sí que me afectó bastante. Igual si lo hubiese afrontado con indiferencia y optimismo, me hubiese ahorrado muchos problemas. Ahora recién estoy empezando a aprender a quererme como es debido (por encima de todo el mundo), y después de tantos años de no quererme en absoluto, se me hace raro, pero la verdad es que soy más feliz. Y no te doy más la chapa con mi vida, que estamos hablando de ti jajaja.

    ¿El reto es para dentro de una semana o para dentro de dos? Igualmente mucho ánimo, que seguro que lo consigues, ya nos contarás.
    Sigue así con ese optimismo y con esas ganas guapa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo era pequeña los cañones de belleza eran otros y no había tanta exigencia a la mujer para estar delgada. También es cierto que nos bombardeaban con menos publicidad que ahora. Quizás por eso yo no tenía complejos porque había menos cosas que nos lo pudieran causar.

      Dos semanas y 2 kilos fuera.

      Mil besos!

      Eliminar
  4. A mí también me ha encantado tu entrada. Es eso que tú dices: lo único seguro es la incertidumbre.
    Si lo aprendemos rápido, nos adaptaremos deprisa.

    Luego, si nos damos cuenta de la cantidad de cosas buenas que tenemos en nuestras vidas, podemos dar gracias. Porque realmente somos afortunadas por tener salud, o una familia que nos quiere, o una amistad valiosa, o un techo, o todas esas cosas.

    Me alegro de que tu autoestima siempre haya estado bien. Hay tantísimas niñas preciosas con la autoestima por los suelos... eso sí que es triste.

    Un beso muy grande, Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu siempre tan sabia en tus comentarios

      Me encanta leerlos.
      Voy a trabajar el optimismo cada día un poquito.

      Besotes!!

      Eliminar
  5. ¡Me encanta tu actitud! Estar gordita no implica estar amargada... Quien no disfruta de la vida con esos kilos de más, probablemente tampoco lo hará cuando se los quite. Un besazo ;)

    ResponderEliminar